Las alcachofas son uno de los alimentos más versátiles. Las alcachofas son conocidas por desintoxicar el cuerpo, mejorar la salud del corazón y del hígado e incluso pueden ayudar con los problemas digestivos.

Las alcachofas son un tipo de cardo que se cultiva y son un ingrediente esencial de la cocina mediterránea aunque se cultivan en toda Europa, América y Oriente Medio.

De la familia de los cardos, estas plantas picantes producen globos comestibles de varios colores y tamaños y son conocidas por su enorme contenido nutricional. Incluir alcachofas en la dieta puede tener muchos beneficios para la salud, como fortalecer el sistema inmunológico, mantener los niveles de colesterol y proteger contra muchas enfermedades. Además, las alcachofas son conocidas por desintoxicar el cuerpo, mejorar la salud del hígado y los problemas digestivos.

farigola_alcachofa

5 beneficios para la salud de incluir alcachofas en su dieta.

Las alcachofas son una rica fuente de minerales como el potasio, el magnesio y el fósforo, conocidos por mejorar la salud del corazón. Además, se sabe que las hojas de alcachofa ayudan a reducir el colesterol malo (LDL) y a aumentar el bueno (HDL, ácidos grasos omega-3). El colesterol malo suele acumularse en las arterias del sistema cardiovascular, bloqueando el flujo sanguíneo y pudiendo provocar enfermedades cardíacas mortales. La fibra dietética que contienen las alcachofas contribuye a la salud de los vasos sanguíneos y las arterias.

Salud del corazón
El colesterol malo suele acumularse en las arterias del sistema circulatorio. No es ningún secreto que una dieta saludable tiene un efecto positivo en el hígado. Es el órgano más grande del cuerpo y se encarga de muchas funciones, como almacenar energía, digerir los alimentos y eliminar las toxinas del cuerpo. Por lo tanto, es esencial mantenerlo sano.

Se ha demostrado que los dos antioxidantes de las alcachofas, la cinarina y la silimarina, mejoran la salud general del hígado al reducir la presencia de toxinas y favorecer su eliminación del hígado y del organismo. Además, los fenoles y ácidos de las alcachofas actúan como estimulantes, eliminando las toxinas nocivas del organismo y estimulando también la producción de bilis.

Hígado
Una dieta saludable tiene un efecto positivo en el hígado, ya que facilita el movimiento de los intestinos.
Las alcachofas son ricas en fibra, que ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo. La fibra ayuda a engrosar las heces, haciendo que los movimientos intestinales sean más regulares y reduciendo los síntomas de estreñimiento. También se sabe que las alcachofas ayudan a aliviar la inflamación de la vesícula biliar.

Indigestión
Las alcachofas son ricas en fibra, lo que ayuda a que el sistema digestivo funcione mejor.
Las alcachofas son ricas en potasio, que ayuda a neutralizar los efectos del exceso de sodio, causa conocida de la hipertensión arterial. El potasio de las alcachofas repone los electrolitos y contrarresta los efectos negativos del sodio. También se recomienda que los diabéticos incluyan las alcachofas en su dieta para prevenir las complicaciones de la presión arterial.

Presión arterial
Las alcachofas son ricas en potasio, que contrarresta los efectos del exceso de sodio. También son útiles en el tratamiento de la resaca.
Esto es interesante. Se ha demostrado que las alcachofas tienen un efecto positivo sobre el hígado, por lo que pueden ser útiles en el tratamiento de la resaca. Las alcachofas pueden eliminar rápidamente las toxinas del torrente sanguíneo y reducir su cantidad. Algunas personas mastican unas hojas de alcachofa después de haber bebido mucho.

Todo son ventajas cuando hablamos de la alcachofa, en Farigola i Menta los sabemos y por eso tenemos nuestras maravillosas Alcachofas confitada en dos cocciones con yema trufada, polvo jamón y viruta de foie.

Deja una respuesta