Las trufas se han hecho recientemente muy conocidas en el mundo culinario y son muy populares entre los chefs y los gourmets.

¿Qué son las trufas?

Las trufas, que no deben confundirse con el dulce de chocolate del mismo nombre, son un tipo de hongo que crece cerca de las raíces de ciertos árboles.
Hay muchos tipos diferentes, como la trufa negra, la trufa blanca, la trufa de verano y la trufa de ajo, cada una con un sabor, aspecto y precio ligeramente diferentes.
Además de su fuerte sabor y su penetrante aroma, las trufas son conocidas por ser altamente nutritivas y estar asociadas a numerosos y poderosos beneficios para la salud.

Seis increíbles beneficios de las trufas para la salud

1. Son ricas en nutrientes importantes

Las trufas tienen un fantástico perfil nutricional, ya que son ricas en importantes vitaminas y minerales.

Son ricas en hidratos de carbono, proteínas y fibra, y contienen ácidos grasos saturados e insaturados, así como micronutrientes como la vitamina C, el fósforo, el sodio, el calcio, el magnesio, el manganeso y el hierro.

Las investigaciones también han demostrado que las trufas pueden ser una fuente completa de proteínas, ya que contienen los nueve aminoácidos esenciales que necesita el organismo.

Ten en cuenta que la composición nutricional varía de un tipo a otro. Por ejemplo, los estudios han demostrado que las trufas blancas son más ricas en proteínas, grasas y fibra que otras especies, como las trufas negras.

2. Son ricas en antioxidantes

Las trufas son una excelente fuente de antioxidantes, compuestos que combaten los radicales libres y previenen el daño oxidativo de las células.

Los estudios han demostrado que los antioxidantes desempeñan un papel importante en muchos aspectos de la salud y pueden conducir a una reducción del riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Aunque las cantidades exactas varían de una especie a otra, se ha descubierto que las trufas contienen antioxidantes como la vitamina C, el licopeno, el ácido gálico y el ácido homogentísico.

Por su contenido en antioxidantes, los estudios de probeta han demostrado que las trufas blancas y negras pueden ayudar a eliminar las células cancerosas y reducir la inflamación.

Hay que tener en cuenta que este estudio se realizó utilizando altas concentraciones de extracto de trufa. Por lo tanto, aún no está claro qué efecto pueden tener los antioxidantes de las trufas frescas en la salud en general.

FARIGOLA & MENTA

3. Propiedades antibacterianas

Además de su valor nutricional, las trufas tienen propiedades antimicrobianas y se cree que inhiben el crecimiento de ciertas bacterias.

Un estudio en tubo de ensayo demostró que los extractos de trufa del desierto inhibían el crecimiento del Staphylococcus aureus hasta en un 66%. Esta bacteria puede causar toda una serie de enfermedades en los seres humanos.

Del mismo modo, en otro estudio de probeta, se descubrió que los extractos de la misma variedad reducían el crecimiento de Pseudomonas aeruginosa, un tipo de bacteria que suele ser muy resistente a los antibióticos.

Sin embargo, se necesitan más investigaciones para medir los efectos antimicrobianos de otros tipos de trufas y cantidades de trufas que se consumen habitualmente.

Además, se necesita una investigación de calidad para determinar cómo las propiedades antimicrobianas de las trufas afectan a estas infecciones bacterianas en los seres humanos.

4. La posibilidad de ayudar a eliminar las células cancerosas

Aunque actualmente se limitan a estudios in vitro, algunos estudios sugieren que las trufas pueden tener potentes propiedades anticancerígenas.

Por ejemplo, un estudio in vitro demostró que los compuestos extraídos de diferentes tipos de trufas inhibían el crecimiento de células tumorales en el hígado, el pulmón, el colon y la mama.

En otro estudio de probeta se comprobó que los extractos de semillas blancas y negras presentaban una actividad anticancerígena contra las células de cáncer de cuello de útero, de mama y de colon.

Sin embargo, es necesario seguir investigando para evaluar cómo las trufas, y no los extractos concentrados, afectan al crecimiento del cáncer en los seres humanos cuando se consumen.

5. Puede ayudar a reducir la inflamación

La inflamación es una parte importante de la función del sistema inmunitario para proteger al organismo de infecciones y enfermedades.

Sin embargo, se cree que mantener altos niveles de inflamación a lo largo del tiempo contribuye al desarrollo de enfermedades crónicas.

Varios estudios sugieren que las trufas pueden aliviar la inflamación y, por tanto, promover la salud y la inmunidad en general.

Un estudio de probeta demostró que ciertos compuestos de las semillas blancas y negras pueden bloquear la actividad de ciertas enzimas implicadas en los procesos inflamatorios.

Otros estudios de probeta han descubierto que las trufas pueden ayudar a combatir la formación de radicales libres, lo que puede reducir el riesgo de daño celular e inflamación.

Sin embargo, se necesita más investigación para entender cómo el consumo regular de trufas afecta a los niveles de inflamación en los seres humanos.

6. Fácil de incorporar a la dieta

Las trufas se consideraban antes un manjar caro para la cocina gourmet, pero ahora hay muchas formas de incorporarlas a su dieta sin agotar su cuenta bancaria.

Las trufas negras están ampliamente disponibles en tiendas especializadas y minoristas en línea. Son una de las variedades más comunes, mucho más asequibles que otras variedades como la trufa blanca.

Son más caras por onza (28 gramos), pero una pequeña cantidad puede transformar el sabor de un plato:

  • Unas cuantas rodajas sobre una ensalada, una sopa o un plato principal constituyen una guarnición sabrosa y aromática.
  • También puede mezclar un poco de trufa con aceite de oliva o mantequilla a temperatura ambiente y utilizarla en sus recetas favoritas.
  • Combinan bien con salsas, pasta, risotto, platos de carne y marisco.
  • Las trufas pueden utilizarse en pequeñas cantidades en una variedad de recetas para añadir sabor y aroma. También pueden mezclarse con mantequilla o aceite de oliva y verterse sobre los platos.
  • Las trufas son un sabroso tipo de seta que se utiliza en una gran variedad de platos.

Además de su sabor y aroma únicos, se considera que las trufas son nutritivas, ricas en antioxidantes y tienen propiedades antibacterianas, anticancerígenas y antiinflamatorias.

Las investigaciones actuales se limitan sobre todo a estudios in vitro con extractos concentrados de trufa, y no está claro qué impacto tienen estas propiedades beneficiosas para la salud. Aunque claramente las trufas pueden ser eficaces incluso en pequeñas cantidades y deben combinarse con otros alimentos saludables para maximizar sus posibles beneficios.

FARIGOLA & MENTA

Deja una respuesta

Reservo