Desde el asado argentino hasta el fresco ceviche peruano, la influencia de la cocina latinoamericana se deja sentir en todo el mundo.

Por supuesto, este viaje no sólo comienza en América Latina. Aunque gran parte de la cocina latina se basa en la obtención de frutas, verduras y proteínas locales, las técnicas y los sabores nacidos en Europa también están muy arraigados. Estos conocimientos fueron traídos a la región en el momento de los descubrimientos y armonizados con la flora y la fauna disponibles.

Hoy admiramos la cocina latina por su riqueza cultural y gustativa. Para muchos latinoamericanos, la comida no es sólo un combustible, sino una expresión de la identidad del lugar más cercano a sus raíces.

Esta riqueza puede verse en Shanghai y Sydney. A medida que la globalización acerca a las personas de una manera que antes era imposible, nos sentimos atraídos por la cocina latina. Nos sentimos atraídos por la cocina latina porque tiene algo que nos recuerda a nuestro hogar, aunque exista en un lugar muy alejado de donde se creó. En este artículo, exploraremos algunos aspectos de la cocina latina, con el objetivo de hacerla accesible y comprensible para todos, independientemente de su procedencia.

La cocina de proximidad latina: la granja a la mesa

Por supuesto, este concepto no es nuevo para el mundo. Antes de que la producción de alimentos se industrializara y de que los cultivos modificados genéticamente fueran habituales, el “de la granja a la mesa” era una forma de vida. Los productos locales y de temporada eran esenciales para el desarrollo de la cultura alimentaria.

En América Latina, este concepto se expresa en su forma más conservada. Al comer ceviche chileno, se puede sentir el carácter físico y la personalidad de la tierra. Cuando se come ceviche chileno, se saborea la fisonomía y la personalidad del lugar donde nació. Hay un esfuerzo por apreciar y utilizar todo lo que proviene de la tierra y el mar, que se refleja directamente en los alimentos que la gente cultiva y transmite a las generaciones futuras.

Por supuesto, esto ocurre en todo el mundo. Pero para los que nos hemos acostumbrado a la comida transportada a miles de kilómetros, existe una familiaridad con la comida latina que hace que el “farm to table” sea una realidad.

comida latino americana

Grandes especias. Grandes sabores.

Otra característica de la cocina latina, que utiliza ingredientes de origen local, es la profundidad y variedad de sabores. En otras palabras, muchos platos latinos son conocidos por ser picantes. Esto se debe a que los pimientos crecen rápidamente en el clima latinoamericano y se utilizan en la cocina desde hace miles de años.

Sólo con la influencia europea surgieron gustos y cocinas sofisticadas, dando lugar a la gran variedad de culturas y cocinas que conocemos hoy. Los que piensan que la cocina sudamericana y centroamericana es simplemente picante olvidan la antigua búsqueda de la excelencia culinaria. No sólo es picante, es abundante, dulce, salado, sofisticado, reconfortante, saludable, ahumado, salado y, sobre todo, delicioso.

Sabores complejos simplificados

Una de las ventajas de la cocina latina es que la mayoría de los platos son esencialmente sencillos. En la mayoría de los casos, se utilizan los mismos ingredientes básicos para conseguir una gran variedad de sabores, colores y texturas. Por lo tanto, la curva de aprendizaje para aprender a cocinar platos latinos es poco profunda y fácil de entender para todos.

Si se compara esta cocina con la francesa, la china o la japonesa, por ejemplo, no es difícil imaginar la cantidad de platos con influencia latina que se han creado en todo el mundo. La combinación de sencillez y sabor es una receta muy fácil de replicar.

Sin embargo, lo preocupante es que, a medida que las influencias latinas se alejan cada vez más de sus orígenes, pueden diluirse y perder su autenticidad. Esto es, por supuesto, un daño incidental a la difusión de una idea.

Pero en las manos adecuadas, estas influencias pueden mezclarse con ingredientes locales y muchas otras técnicas culinarias establecidas para crear nuevos e interesantes platos que siguen el curso de la historia.

Deja una respuesta