En el mundo existen dos tipos de personas: los que aman las croquetas… ¡y el resto! En Farigola & Menta somos muy ‘de las croquetas’ y no podíamos dejar pasar esta oportunidad de rendir un homenaje a este manjar que, año tras año, ha tenido su hueco en nuestra carta y en nuestro corazón reinventándose, adoptando diversas formas y sabores pero siempre ofreciéndonos momentos gloriosos.

Larga vida a la croqueta

¿Exagerados? No creemos. Que por algo la croqueta tiene hasta Día Internacional de la Croqueta que se celebra el 16 de enero y que nosotros festejamos como si de la Navidad se tratara. Si eres croquetero o croquetera, sabes bien de lo que hablamos. 

Porque opciones hay prácticamente infinitas: de carne, vegetarianas, con queso, con pescado o marisco ¡e incluso de chocolate! Te lo podemos asegurar. Un plato con el que grandes chefs y aficionados a la cocina pueden inventar nuevos sabores, texturas, combinaciones… Porque la croqueta, alguien tenía que decirlo, es muy sufrida.

Diferentes fuentes apuntan a que su origen es francés y allá por el siglo XIX. Aunque no podemos asegurar que así sea, lo que sí podemos confirmar es que es uno de los platos estrella que han cruzado fronteras sin perder interés por parte de grandes y pequeños, por generaciones y generaciones que siempre hemos conseguido estar de acuerdo en una cosa: el secreto está en el cómo se fríe.

En Farigola & Menta no vamos a desvelarte nuestro secreto ¡OBVIO! pero te invitamos a visitar nuestro local y que disfrutes de unas croquetas de pato, boletus y foie o unas croquetas de pollo a l’ast y mayonesa de curry que quitan ‘el sentío’ o unas croquetas mijo y pasas con cremoso aguacate si a ti lo que te va es ‘el verde’.

Porque, como diría Lucia Be, ‘a veces lo único que necesitas es que alguien te haga unas croquetas’.

Leave a Reply