Con tantas opciones en los mostradores de cristal y en las secciones refrigeradas de tu tienda de comestibles local, puede ser difícil estar seguro de que el filete que te llevas a casa sea la elección correcta.

Por eso hemos elaborado esta guía para ayudarte a elegir el filete adecuado de un vistazo.

Consejos generales para comprar un buen filete

Incluso si tienes un corte específico de carne que quieres asar, cada carne es única. Debes evaluar los filetes a nivel individual para encontrar el corte que te dará los mejores resultados en tu mercado. A la hora de elegir un filete para llevar a casa, busca las siguientes cualidades:

Marmoleado

El marmoleado es la grasa blanca que da al bistec su jugosidad y sabor. La grasa se derrite al cocinar el filete, por lo que suele presentarse en tiras largas en lugar de trozos. Estos filetes son caros y pueden quedar duros si no se cocinan correctamente.

El mejor marmoleo para los filetes suele estar en el centro, con algo de marmoleo pero no demasiado.

Grado

El grado de la USDA representa la calidad general del bistec. Cuanto más alto sea el grado, mayor será el marmoleo.

Grosor

Los filetes finos no sólo son poca cosa, sino que también son difíciles de cocinar. Los filetes demasiado finos se cocinarán en exceso o se quemarán si se dejan en la parrilla aunque sea un minuto más. Debes buscar un filete que tenga al menos 2,5 cm de grosor. Este grosor le dará cierta libertad en el tiempo de asado, y es menos probable que lo cocines en exceso.

Precio

En general, cuanto más alto es el precio, más marmoleado está el producto, pero siempre hay que juzgar las diferentes piezas de bistec para encontrar el mejor producto. Incluso los filetes caros con un corte más tierno tendrán imperfecciones, como un tejido conectivo grueso, y no tendrán un sabor tan bueno.

Como elegir el corte de tu filete

Para los filetes de cocción lenta, cuanto más firme sea la carne, mejor, así que elija cortes de músculos más débiles. La carne debe ser de buena calidad, con poco tejido conjuntivo y el menor número posible de grupos musculares en cada corte.

Busque filetes con carne tierna y fibras musculares finamente agrupadas. En cuanto al marmoleo, puedes elegir entre una densidad de grasa magra o media, según tus preferencias.

La presencia de varios músculos en un trozo de filete provoca un aumento del tejido conectivo y de las fibras musculares en diferentes direcciones. Incluso los cortes tiernos tradicionales, tienen estas imperfecciones y deben elegirse con cuidado.

A menos que el bistec se cocine durante un periodo de tiempo más largo, como en un guiso, este tejido extra dará lugar a un bistec duro.

Deja una respuesta

Reservo